¿Publicidad o desperdicio?

Escrito por: Luis Enrique David Tenorio / Consultor empresarial independiente, Administrador de empresas, Capacitador comercial y Conferencista.

Todos los días al llegar a mi casa encuentro un tapiz de volantes arrojados en la entrada de mi casa y como un ritual diario solo los recojo y los tiro a la basura, después voy a mi dosis diaria de tv y aprovecho la tanda de comerciales para realizar otras actividades y con la radio es similar, la tanda de comerciales la aprovecho para cambiar de emisora o escuchar música en otro medio.

Esta situación creo que la vivimos la mayoría, no le prestamos la suficiente atención a la publicidad ¿Pero esto por qué ocurre? ¿Será que sencillamente no nos interesa? 

¿Pero por qué no nos interesa? Muy sencillo, porque le enviamos el mensaje a quien no debe ser, y lo anterior porque pensamos en la publicidad como un proceso más dentro de la empresa, no como apuesta a largo plazo. Es muy fácil encontrar volantes con imágenes copiadas de internet que seguramente estamos cansados de ver o el comercial de tv igual a todos, con el mismo actor o con la misma propuesta que los demás y lo anterior, ¿Por qué no nos detenemos a meditar si es realmente publicidad lo que estamos haciendo o solo es un proceso más?

Es bueno tomarnos un tiempo y empezar a entender que la publicidad es una forma de comunicación comercial que es pagada por un patrocinador identificado para informar, persuadir o recordar a un grupo objetivo acerca de los productos, servicios, ideas u otros que promueve, y no un proceso monótono que inicia y finaliza en un periodo de tiempo. Para lo anterior le aconsejo tener en cuenta:

- ¿Quién realmente comprará mis productos y quién no lo hará?: A veces en el afán de promocionar dirijo mis esfuerzos a quien no comprará mi producto, por ejemplo si tengo educación universitaria no compraré una educación técnica, en este caso no compraré ese producto, pero si tuviera un hijo terminando su bachillerato o si fuera un estudiante próximo a graduarme de bachillerato si compraría este producto.

- La manera más fácil de esconder un árbol es en un bosque: Si mi publicidad es igual a todos, seré parte del paisaje y pasaré desapercibido, por eso si usted ha decidido optar por una promoción con volantes le aconsejaría que su entrega no fuera el solo tirarlo debajo de la puerta, acompáñelo de una actividad de respaldo, use imágenes que estén fuera de lo común (no se limite al copiar y pegar de google) ofrezca algo con su volante (descuentos o  servicios adicionales con la presentación del mismo).

- La imagen lo es todo: Su empresa tiene una imagen que cuidar y explotar, la cual debe ser el punto de partida de cómo desea promocionarla, si su mercado es pequeño y desea fidelizar sus clientes, muestre su negocio como la mejor alternativa por cercanía, servicio, garantía o calidad, recuerde que esto debe ser el ADN de su empresa y debe reflejarlo más allá de la publicidad.

- Ser creativo no es una alternativa es una decisión: No se quede con los medios tradicionales de publicidad, en el mundo empresarial no hay nada escrito y entre más innovación implementamos más éxito tendremos en nuestras actividades, busque otras maneras de llegar a sus clientes, conózcalos, indáguelos, que hacen o que prefieren, de esta manera conociendo sus gustos podremos verlos desde otra perspectiva y así otra manera de llegar a ellos.

- Lo que no controlamos se desperdicia: Establezca procesos que le ayuden a medir que impacto real tiene su publicidad en las ventas, no se trata de regar publicidad y creerse el cuento de que vendemos más solo porque hago publicidad, es medir qué tan efectiva es, muchas veces las ventas crecen por fenómenos diferentes a la publicidad y es bueno tener claro cuando es realmente por la publicidad, no por factores externos como temporadas, cambios en gustos, variación de precios etc.

Lo invito a que su publicidad sea una inversión, no un gasto, y que realice un cronograma en el cual establezca medios a utilizar, fechas y valores a invertir, lo que le servirá para detectar las falencias que pueda llegar a tener.

Fuente: www.vallempresa365.com